Dec 17, 2015

La Dulce Muerte Detrás Del Cerco De Púas

Muerte en el patio_large
crédito de foto:Doña Amparo aparenta más de su 42 años de edad debido a los impactos provocados en su salud por las fumigaciones

Por Alfredo Carías

La mayoría lo necesitamos al menos una vez al día. Hablamos del café, esa bebida que por la mañana nos levanta y que por la tarde nos ayuda a no sucumbir a la somnolencia que produce una sabrosa comida.

El aroma que combinado con el peculiar sonido de la cuchara golpeando la boca de la taza de café nos evoca una sensación de satisfacción.

Todo se arregla o se acaba con un café, esa frase podría aplicarse literalmente al alto costo que representa una cucharada de azúcar en su taza de café, eso solo lo saben y lo viven en carne propia las familias que viven cerca de los cañales de azúcar, que cada época de cosecha de este monocultivo sufren las consecuencias de su producción contaminándoles el agua de los pozos, quemándoles los cultivos y afectándoles la salud, asevera María Amparo Sánchez, del Cantón Las Anonas, municipio de Tecoluca, Departamento de San Vicente.

“Yo lo  que no quiero es que rieguen con el avión porque nosotros somos los afectados, no podemos sembrar pipianes, nos afectan los cultivos porque botan la flor y al final se van secando. Yo vivo más de cerca del cañal cuando la queman el humo se nos viene hacía la casa y nos enfermamos, sobre todo los niños”, manifestó doña Amparo.  

Cada noviembre y diciembre, las avionetas fumigan con glifosato que es un pesticida que acelera la maduración de las plantas de la caña de azúcar, haciendo un efecto químico de deshidratación del cultivo e igual situación provoca en la salud de las personas, produciendo las enfermedades renales, asegura Esmeralda Villalta de la Asociación para el Desarrollo de El Salvador (CRIPDES).

Son más de 100 familias que habitan en la comunidad Las Anonas, la comunidad está rodeada de siembra de caña, se ha invadido con la siembra de caña, únicamente un cerco divide el cultivo de caña con las familias, la problemática que nos ocasiona la quema y la fumigación en los cañales, contaminando el agua, seca los árboles, se mueren los animales de patio y afecta la salud de las pobladores”, enfatizo Villalta.

El glifosato y la mayoría de los cañales de azúcar alrededor de la comunidad las Anonas son una inversión de la multitransnacional Monsanto que genera sus ganancias a costa de la enfermedad de estas familias, denunció Arnoldo Cruz representante del Movimiento Popular de Agricultura Orgánica (MOPAO).

Son alrededor de unas 6,000 manzanas de siembra del cultivo de azúcar que se encuentran dentro de la jurisdicción de Tecoluca que se intenta regular a través de una ordenanza ambiental informo el síndico municipal José Trigueros.

Los últimos años se nos han incrementado el número de fallecimientos de personas con insuficiencia renal, un tema muy preocupante con casos no solo de adultos sino niños también, creemos nosotros que con esta ordenanza nos va permitir regular todos estos aspectos que tienen impactos en la vida de la gente y en el ambiente”, señalo Trigueros.

Irónicamente paralelo a esfuerzos locales por la producción regular la caña de azúcar, el Gobierno salvadoreño promueve la exportación de 100,000 toneladas de azúcar hacia la República de China, como uno de sus logros del año 2015. 

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario